jueves, 19 de febrero de 2009

El Presidente Calderón cría cuervos...

Es un hecho probado que el Presidente de México Felipe Calderón violó la ley para nombrar a su muy cercana “amiga” Purificación Carpinteyro Calderón directora general del entonces Servicio Postal Mexicano (Sepomex), al que ésta cambió su denominación por el rancio Correos de México. Tengo las pruebas documentales que irrefutablemente lo demuestran, como lo adelanté en el número 1592 del 6 de mayo de 2007 de la revista Proceso.

Qué arrepentido ha de estar Calderón de haber criado este cuervo que no sólo le sacará los ojos sino que, como chivo en cristalería, está causando daños irreversibles a su Gobierno en momentos tan difíciles en que lo mínimo que podría reclamar a sus colaboradores es lealtad. ¿Sabrá la ambiciosa Carpinteyro como se escribe esta palabra?

Joven, guapa, inteligente, instruida, acomodada, con facilidad de palabra, poderosa y con relaciones envidiables, estoy seguro de que ella ya se veía despachando en Los Pinos en el 2018, si no es que mucho antes. Qué manera de dilapidar este enorme capital.

Y por favor, que no se me malinterprete. Ni Calderón ni Téllez, que por azares del infame destino se había convertido en jefe de la susodicha, son dignos de todas las lealtades, pero de los “amigos” es lo único que se puede esperar, en las buenas y en las malas, así sea uno execrable demonio o santo de todas las devociones.

En el pecado lleva Calderón la penitencia, esperemos que sea para su purificación y no para su putrefacción.

viernes, 6 de febrero de 2009

¿Servicio público concesionado?

La única sanción que procede contra Televisa y TV Azteca es una revisión profunda de sus títulos de concesión para el usufructo de un servicio público que manejan a su real antojo y capricho, importándoles un pito la sensibilidad y derechos de una audiencia cautiva de millones de mexicanos. Sé que estas líneas no serán más que otras tantas que se publican en contra de tan abominables engendros morales, pero ojalá de verdad presionáramos para que dichos títulos fueran incluso revocados a tan arbitrarias empresas en beneficio de la población toda. Claro, tendríamos previamente que vencer la cobardía de nuestras "autoridades".

Hace meses que un grupo de consumidores peleamos por medio de la ejemplar asociación civil Al Consumidor y su incansable Adriana Labardini una retribución en especie de parte de Sky por la cancelación de los partidos de la liga española por irresponsabilidades únicamente imputables a la televisora, a pesar de que cientos de miles de consumidores estuvieron siendo cargados por el "servicio". Pues bien, nuevamente, Sky no ha hecho más que burlarse de nosotros e impedirnos sentar un saludable precedente de acción conjunta (class action, como le llaman en los países civilizados) para que estos abusivos no sigan haciendo de las suyas.

¿Hasta cuándo permanecerá México secuestrado por estos insufribles gandules?